miércoles, 21 de diciembre de 2011

SHÔJI


La vida y la muerte


Si Buda está en la vida y la muerte, no hay vida y muerte.
Entonces, si no hay Buda en la vida y la muerte, no vivimos engañados por la vida o la muerte.
Estas, son expresiones de Chia-Shan y Ting-Shan, dos maestros Zen que caminaron la Vía, por eso, sus palabras no deben ser escuchadas sin cuidado y atención.
Su significado debe entenderse claramente por todos aquellos que se liberarán de la vida y la muerte. Si buscáis a Buda fuera de la vida y la muerte, es como dirigir el carro hacia el Norte para ir a Etsu, o mirar hacia el Sur para ver la Estrella Polar.
Encontraréis la causa de la vida y la muerte cada vez más y más – y perderéis el camino hacia la liberación. Si entendéis que la vida y la muerte, en sí mismos, son Nirvana, no hay necesidad de evitar la vida y la muerte para buscar Nirvana. Entonces, por primera vez, tendréis la posibilidad de liberaros de la vida y de la muerte.
No caigáis en el error de pensar que hay un cambio de la vida a la muerte. La vida es una posición en el tiempo, y ya tiene su antes y su después. Por eso, en budismo se dice que la vida en sí misma es no-vida. La muerte también es una posición en el tiempo, tiene su antes y su después. Por eso se dice que la muerte en sí misma es no-muerte.
Cuando se la llama vida, no hay nada más que vida. Cuando se la llama muerte, no hay nada más que muerte. Si la vida viene, eso es vida. Si la muerte viene, eso es muerte. No hay razón para intentar escapar de ellas, y tampoco hay razón para aferrarse a ellas.
Esta vida y muerte es la vida de Buda.
Si intentáis alejaros de ellas, perdéis la vida de Buda. Si os aferráis a ellas, también perderéis la vida de Buda, y entorpeceréis la actividad de Buda. Cuando ni negáis ni buscáis, entonces manifestáis la mente de Buda. Pero no intentéis medir esto con vuestra mente. No intentéis explicarlo con vuestras propias palabras. Cuando os desprendéis de vuestro cuerpo y mente y los olvidáis completamente, cuando os entregáis entregáis completamente a la morada de Buda, entonces, todo se hará por parte de Buda, solo tendréis que seguir y dejaros llevar, sin esfuerzo ni ansiedad – os liberaréis del sufrimiento de la vida y sois Buda. ¿Cómo podéis tener obstáculos en la mente?
Hay una forma muy sencilla de ser Buda. No hagáis ningún mal. No tratéis de aferraros a la vida y muerte, con gran compasión, trabajad para todos los seres. Respetad a los ancianos y simpatizad con los jóvenes. Cuando ni evitáis las cosas, ni las buscáis, cuando ni pensáis en ellas ni os preocupáis – entonces seréis llamados Buda. No busquéis nada más.

Shôbôgenzô Shôji