sábado, 22 de octubre de 2011

Eckhart Tolle


No puedo pensar en un mejor regalo que este para un domingo cualquiera...
Te invito a un momento de quietud, rodeada por la naturaleza; acunada por el sonido de agua corriente y el trinar de pajarillos felices... ¡No te lo pierdas!
 Por favor... si no dispones de tiempo ahora, guárdalo para otro momento. Dedícale unos minutos. Será bueno para ti.
Además de disfrutarlo, puede resultar muy útil y oportuno...
Con amor

Sobre el autor:
Ekhart Tolle tiene 60 años, es natural de Alemania pero vive en Vancouver (Canadá). Estudió Filosofía y Letras. Ha escrito los best Sellers: “El poder del Ahora” y “Un Nuevo Mundo, Ahora”, que lo han hecho mundialmente famoso. No quiere convertirse en un nuevo gurú mundial sino como una mano que se tiende, una ayuda a los hombres para pensar con claridad.

“Dicen que el 98% de los pensamientos cotidianos son repeticiones de pensamientos anteriores. Dentro de la mente hay una voz que constantemente habla. La mayoría de la gente se ha identificado con esa voz, cree que ella es esa voz.

Pero no somos sólo eso, existe un yo superficial y un yo más profundo. Nos identificamos con el pasado y nos proyectamos en el futuro. Nuestra mente busca la realización en el momento próximo: dentro de una hora, un mes o dos años. Vivimos tratando de llegar al momento siguiente, y eso se ha convertido en un patrón mental que nos hace vivir en un estado perpetuo de insatisfacción, porque no realizamos lo más importante que hay en la vida, que es el momento presente..."

¿CÓMO CAMBIAR ESE PATRÓN MENTAL?
El primer paso es tomar consciencia de que hay una voz en mi mente que es en realidad un antiguo pensamiento que se repite. El segundo paso es hacerse más consciente de nuestra relación con el momento presente; es decir, preguntarse muchas veces al día cual es mi relación con el momento presente. La vida y el momento presente son lo mismo, no aceptarlo es estar en contra de la vida.

Los pensamientos crean emociones, emociones que a su vez refuerzan viejos dolores emocionales. Pero si estás presente, el cuerpo dolor, como el lo llama, no puede utilizar tus pensamientos. Sabes que sientes frustración o rabia, pero no te identificas con ello.

Por medio de los pensamientos yo me interpreto a mí mismo, me nombro mi vida como buena o mala, defino mi existencia por medio de las palabras. La política, la economía y las estructuras sociales son un reflejo de la conciencia del individuo. La conciencia humana está cambiando. Estamos delante del amanecer de un nuevo mundo regido por un cambio en la conciencia.
¡Unámonos ya a este cambio y vivamos en plenitud!
¡Buen provecho!

POR UNA VIDA DE ALTA CALIDAD